Tonterías que se te pueden ocurrir si eres un ingeniero electrónico español tratando de sobrevivir en el bello pueblo inglés de Cambridge.

viernes, abril 15, 2005

Los ingleses y el papeo

"Yo con el asunto del papeo, ahora ya comprendo por qué somos tan feos", así rezaba una de las canciones más populares de la polla records. Y esta mañana bien tempranito no he podido evitar acordarme de la murga que me daba mi hermano con la dichosa cancioncita.

Estaba yo esta mañana sentado delante del televisor, tratando de meterme en la boca la cuchara con los cereales y no el mando a distancia de la tele, cuando una pequeña noticia de esas de relleno me ha espabilado por completo. La noticia, aparecida en el matutino Breakfast de la BBC1, informaba del 50 cumpleaños de McDonalds, y hacía un pequeño recorrido por la historia de la comida basura en Inglaterra. El caso es que en esta isla el primer McDonald's no llegó hasta la década de los 70, aunque evidentemente existían los Wimpy desde mucho antes, sin olvidar que esta gente lleva tomando de almuerzo Fish and Chips desde la época victoriana. En la noticia se comentaba el radical cambio en las costumbres dietéticas de la población a raíz de la aparición de la comida basura, y para darle mayor énfasis al hecho, la simpática presentadora había añadido unas cuantas entrevistas hechas en la misma puerta de uno de los restaurantes de la gran cadena americana.

Entre la gente entrevistada las respuestas eran todas poco más o menos las mismas: "cómodo a la hora del almuerzo", "cómodo para quitarte el hambre de manera rápida", "de sabor agradable" (a este le hicieron una lobotomía frontal), etcétera. Lo que más me ha llamado la atención es la respuesta de uno de los jóvenes que por ahí pululaban. El chico, de unos 17 ó 18 años, comentaba, tratando de disculparse: "Está bien, es cómodo y todo eso. Pero creo que si comes aquí todos los días puedes acabar con problemas de salud. CON TRES O CUATRO VECES A LA SEMANA ES SUFICIENTE".

A juzgar por lo que yo he visto en seis meses, corroborado por la contestación de este chico, los jóvenes ingleses tienen una percepción totalmente desviada de lo que se considera sano hablando de comida basura. Como digo, llevo aquí 6 meses, y la comida de aquí ESTA BIEN. En el supermercado encuentras prácticamente todo lo que se te pueda ocurrir para llevar una dieta similar a la tan cacareada dieta mediterránea, y no mucho más caro que en España si se tienen en cuenta los sueldos de aquí, pero, ¿quién coño va a molestarse en cocinar si los propios ingleses perciben la comida rápida como sana y nutritiva?

Aparentemente el asunto es más serio de lo que parece, y el gobierno ha decidido lanzar una campaña entre los padres cuyos hijos atienden a escuelas públicas, tratando de enseñarles, atención, ¡¡COMO SE ALIMENTA A UN NIñO!!

No me extraña que las inglesas no se sepan vestir, si los ingleses no saben comer.

Vale

jueves, marzo 17, 2005

San Patricio

Hoy es San Patricio, patrón de los irlandeses y una de las cien excusas para ponerse ciego a cervezas en un pub inglés. Esta noche todo el mundo con algo verde puesto y de pub en pub tratando de conseguir otro más de esos simpáticos gorritos con forma de pinta de Guinness.

Como dato curioso, según una reciente campaña publicitaria, se tardan 119.5 segundos en servir la pinta de Guinness perfecta. Teniendo en cuenta que en Cambridge hay 32 pubs que han montado una "Guinnes Party" para esta noche, y suponiendo que son 5 las personas que han salido de cervecillas, se puede hacer el siguiente cálculo:

2 minutos para servir cada cerveza.
5 minutos caminando de media entre pub y pub.
10 minutos hasta llegar a la barra.
5 minutos para que te atiendan en un bar concurrido
5 minutos para beberte la cerveza (podrían ser 3 si eres irlandés)
3 minutos eructando sonoramente
TOTAL: 30 minutos por pub.

El total para 32 pubs es de 15 horas, y como aquí cierran a las 11 de la noche:

¡llevamos bebiendo desde las 8 de la mañana!

Vale

miércoles, marzo 09, 2005

De mudanza (II)

Bueeeeno, pues parece que por fin me he mudado del todo. ¡Menudo fin de semana he pasado, y le he hecho pasar a mi pobre prometida! En cualquier caso lo más duro ya está hecho, y ahora sólo queda la parte rollo de mudarse, poner las facturas a mi nombre, pedir el teléfono y el internet... todas esas cosas que hacen una mudanza una agonía que se extiende a lo largo de varias semanas en las que poco importa que se haya planificado todo.

Lo mejor de mudarse es reencontrarte con cosas que pensabas habías tirado, o que simplemente habías perdido de vista durante una larga temporada. En este caso en particular, y dado que es la segunda mudanza en apenas seis meses, no he recibido grandes sorpresas a la hora de deshacer cajas, aunque la verdad es que he agradecido haberme cruzado el Canal de la Mancha con media cocina encima, porque por mucho que te pongan que una casa está completamente amueblada resulta complicado subsistir con los cuatro platos desportillados y la sartén de tiempos de Maricastaña que encontré en la cocina.

Bueno, este "post" es sólo para darle las gracias a mi niña, que la pobre se pasó toda la semana pasada haciendo y dehaciendo paquetes y dejar constancia de que a partir de ahora me será más complicado acceder a la red, por lo menos hasta que me pongan teléfono en casa.

Vale

jueves, marzo 03, 2005

La tele pública

Hace no mucho que se publicó el informe del comité de expertos referente al modelo de financiación que debía asumir la RTVE para tratar de resolver la lastimosa situación en la que se encuentra, lastrada por años de deuda considerada ya "histórica", un término que de manera irónica se podría aplicar no sólo a su relativa vejez, sino a lo fantástico de su tamaño. El caso es que el informe que redactó la susodicha comisión venía a resumirse en tres puntos básicos:

1. Asumir la deuda histórica
2. Mitad de ingresos por publicidad y mitad por subvención
3. Altos cargos nombrados de manera independiente para evitar el partidismo.

Si bien asumir la deuda es inevitable, casi tanto como tratar de maquillar el mecanismo por el que el gobierno de turno controla la difusión pública, me parece que los super-expertos-de-la-muerte-te-lo-juro han perdido una ocasión única para cambiar el modelo de financiación por otro que no sólo sea sostenible, sino que además favorezca la generación de contenidos de calidad en las cadenas de televisión pública. Me estoy refiriendo a lo que se hace practicamente en toda Europa, en la que se paga una licencia por el derecho de recibir las emisiones de televisión.

Pongamos como ejemplo, ya que me te toca de cerca y la conozco bastante, a la BBC. Una serie de cadenas de televisión SIN PUBLICIDAD ALGUNA, y que genera contenidos de calidad reconocida internacionalmente. ¿O me negaréis que por ejemplo los documentales de la BBC superan con creces al chorongo cutre aquél de la Historia de España? En este país se pagan unas 120 libras esterlinas (en torno a 170 euros para los continentales) por el derecho a un año de recepción en un hogar, cantidad que yo pago gustoso para ver películas sin cortes, excelentes programas de producción propia, y unas noticias que no son la voz de su amo (sobre el modelo de gobierno de la BBC tendré que investigar un poco más).

Creo recordar que el capitoste de turno declaró que se descartaba el pago de una licencia de televisión dado que "en España no existe una cultura de pago de licencias". Se me ocurre que históricamente los españoles no tenemos cultura de votar, ni de una seguridad social que funciona, ni del divorcio, ni de nada que no sea el célebre "vivan las caenas" que le gritaban a Fernando VII. Y si por el mendrugo que dijo algo así fuera, en España no acabará por no haber cultura de ningún tipo, y si la hay será a pesar de la caja tonta.

Vale

martes, marzo 01, 2005

De mudanza

¡Por fin tengo nuevo hogar! Después de un par de semanas de intensa búsqueda, primero de apartamento de soltero y después de casa para compartir con Toni (un gran tipo siempre que le mantengas alejado de un secador), ya tenemos nueva casa en Cambridge. ¡Se acabó tener que compartir con ingleses! Y no es que sea xenófobo ni nada por el estilo (aquí iba a estar si no), pero todas esas leyendas urbanas sobre la falta de higiene doméstica en Inglaterra son más qeu ciertas, y la verdad uno acaba por cansarse de vivir en una casa que bien cuidada sería un palacio, pero que por la desidia de sus dueños se parece más a las zonas más castigadas de Beirut durante los años 80.

Debo de llevarlo en la sangre, ya que en apenas tres años llevo ya 6 mudanzas contando la que llevaré a buen término (espero) este sábado. Y no es que disfrute especialmente empaquetando una y otra vez mis pertenencias, que las pobres han visto ya más mundo que la pitillera de Marco Polo, pero la verdad es que parece ser que todavía no he encontrado un sitio para estar cómodo por más de seis meses. ¡Vamos, que con un poco de mala suerte me vuelvo a mudar en Agosto, aunque sólo sea por mantener la media!

Por cierto, el que quiera apuntarse a la 'housewarming party', es mas que bienvenido ;-)

Vale

viernes, febrero 25, 2005

Sínodos, cónclaves y quirófanos.

Estimado Juan Pablo II,

Soy un creyente educado en la tradición católica, uno de esos de los que la gente dice "cree en Dios y no en la Iglesia", movidos más que por otra cosa por tomar la palabra Iglesia en una acepción que no corresponde a la realidad. El caso es que hasta hace poco me he negado a comentar nada que tuviera que ver con la alta curia, contigo y con toda esa parte del escalafón que se viste de púrpura y parece ver el mundo a través de un cristal de color rosa, pero esta mañana he leído el periódico, más bien los periódicos ya que siempre le echo un ojo al Guardian y otro al Estrella Digital, y me ha apetecido escribirte esta pequeña misiva. ¡Para quién la va a leer!

Estimado amigo, retírate. Abdica, o modifica la estructura de la Iglesia ex-cátedra y crea un consejo de estado para que puedas seguir siendo útil si así lo quieres, pero deja de alargar la amargura que como yo sienten no pocos católicos. Date cuenta de que soy consciente de que el que venga detrás de ti probablemente no suponga mucho cambio, no espero que entre sangre nueva en vuestro patio particular desde el que os empeñáis en ver la realidad como se veía hace un par de siglos, pero al menos la próxima vez que lea en el periódico una noticia sobre el Papa, que por lo menos sea la de un Papa activo y no la de alguien que por mucho que le rija la cabeza, apenas es capaz de articular palabra o valerse por sí mismo. Bien pensado, la idea de crear un consejo de estado, o alguna estructura similar, no es tan descabellada ahora que gracias a los avances médicos se puede prolongar la vida efectiva, que no útil, de una persona. Te lo pido quizá de manera egoísta, pero creo un auténtico servidor de Cristo debería ser más humilde y aceptar que ya no puede seguir sirviendo de la misma manera.

Un saludo,
Rulfo

Vale

jueves, febrero 24, 2005

Ese cobarde bastardo y dos historias más

Los aficionados al bue cómic estamos de enhorabuena ante el estreno de la versión cinematográfica de Sin City, una de las pocas obras del "cine para pobres" que ha llegado a trascender el propio mercado comiquero, sobre todo gracias al espectacular trabajo en blanco y negro de su dibujante, Frank Miller.

La película recoge las tres novelas gráficas más llamativas de la colección: Sin City, Ese Cobarde Bastardo (That Yellow Bastard) y La Gran Matanza (The Big Fat Kill). El film está protagonizado por Bruce Willis en el papel de John Hartigan, el único policía incorrupto de toda la ciudad ([...]Nancy Callahan, 9 años, por lo que sé puede que ya esté muerta [...]), y Mickey Rourke en el papel de Marv, el gigante idiota ([...] a veces oigo o huelo cosas que no existen[...]); y está dirigida por Robert Rodriguez y el propio Miller.

No he podido evitar pasarme por la página oficial de la película para echarle un ojo al trailer, y tengo que decir que estoy ab-so-lu-ta-men-te impresionado por la estética que le han dado, respetando al máximo el formato del cómic, incluso jugando con el color del mismo modo que en Ese Cobarde Bastardo.

En fin, que como se suele decir por estos lares, 'I can't wait'!!

Vale